Google+ Followers

CUATRO DE SEIS. ESTAMOS IMPARABLES COMPAÑEROS

 
Tengo que dar las gracias a mis compañeros del club porque hacía mucho que no disfrutaba tanto de un día de pesca como la que se vivió en la segunda manga del provincial de Sevilla el domingo pasado, y eso que yo no pesqué, pero ellos me hicieron disfrutar de los lindo.

Así que gracias a Antonio López Verdugo, David Añón y José Luís Prieto.
ANTONIO LOPEZ VERDUGO
DAVID AÑÓN
JOSÉ LUÍS PRIETO




La manga de la mañana fue dura porque casi no hubo pescado y los tres tuvieron dificultades, pero con tan pocos peces, con lo que consiguieron sacar obtuvieron un tercer puesto Antonio, un cuarto puesto José Luís y un quinto puesto David. Los tres tenían opciones de pasar a la final si en la manga de la tarde mantenían esas mismas puntuaciones.

La manga de la tarde empezó con una dificultad añadida, la lluvia. El agua empezó a caer y menos mal que Antonio y David tenían sus paraguas, no como José Luís, que al menos contaba con un impermeable, pero que le dificultaba mantener el cebo seco y en condiciones.
CARLOS, JUANLU Y UNA SERVIDORA
Yo por mi parte, que estaba tras ellos yendo de un puesto a otro, tuve la gran suerte de que David tenía ropa impermeable que me pude poner para intentar conseguir no calarme demasiado, aunque fue realmente difícil.

La manga empezó bien para Antonio, que sacó 3 piezas prácticamente seguidas. José Luís tardó un poco, pero de pronto clavó un barbo con la inglesa que de momento, visto desde  lejos, calculé que pesaría los 3 kilos. Sin embargo Añón empezaba a preocuparme. No veía picadas y no tenía actividad de peces. Él era además quien había hecho el peor puesto de la mañana, pero si volvía a repetir el 5, se clasificaba, pero de momento no había peces. Por fin, cuando ya había pasado la mitad de la manga, sacó su primera pieza. No era muy grande, así que todavía tenía que sacar algo más. Poco después de la primera David sacó la segunda y después la tercera. Ya por fin había arreglado la manga. Con lo que había sacado, y viendo las piezas que sacaban el resto de pescadores en su zona yo calculaba que el 5 ya lo tenía. Pero resulta que empezó a sacar y se puso con más piezas que Antonio, que era el compañero que hasta ese momento tenía más número de peces dentro del rejón. Sin embargo uno y otro fueron sacando pescado. Terminó la manga con una buena pescata para los dos, pese haber pescado muy incómodos con el paraguas y la humedad que estropeaba los cebos. José Luís se mantuvo en un solo pescado durante las tres horas, pero si pesaba los tres kilos que yo creía que tenía el barbo, no tendría problemas para clasificarse, ya que su zona no estaba dando muchos peces en general.



Empezó el pesaje y Antonio hizo un dos, el primer clasificado de los tres. Siguió el pesaje de David, que pese a lo tarde que empezó a pescar, consiguió otro dos. Segundo clasificado. Llegó el turno de José Luís. La gran sorpresa es que su barbo, que de lejos me había parecido que tendría  unos 3 kilos, pesó 5,020kg, una pasada, e hizo otro segundo puesto. También clasificado. Por la tarde tuvimos un pleno al dos. Yo estaba empapada pero feliz y repleta de orgullo. David y Antonio estuvieron muy centrados durante toda la competición, haciendo las cosas muy bien hechas, dejándose asesorar sin ningún tipo de reparos. José Luís por su parte estuvo un poco más disperso, pero se portó como un campeón, sacó partido de la adversidad y fue capaz de sacar un barbaco de 5 kilos muy bien trabajado.

Así que ole por los tres, y por el otro clasificado de mi club, Bonilla, que consiguió su pase a la final la semana de antes. Mis otros dos compañeros, David Partido y Paco Cordero, han sido los únicos que no se han clasificado, pero desde aquí  darles ánimo y que vayan tomando fuerzas para la revancha del año que viene.

PAQUITO CORDERO


JOSÉ BONILLA


DAVID PARTIDO
Yo por mi parte, sin ser yo la que pescaba, disfruté como hacía  mucho no lo hacía de una jornada de pesca. Teniendo compañeros como ellos, ganen o pierdan, siempre es un orgullo poder estar a su lado compartiendo cada momento y ayudando humildemente en lo que se puede.

La final es el mes que viene, estaré a su lado y pase lo que pase, me seguiré sintiendo tan orgullosa de ellos como me siento ahora.

Un saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario