Google+ Followers

ÉRASE UNA VEZ UN GALLO


Me he levantado esta mañana muy temprano, como cada vez que me voy a pescar.
El año pasado asistí por primera vez al Abierto Ciudad de Morón que se celebra cada año en e Arcos de la Frontera, Cádiz. Me pareció un concurso muy bien organizado y con buenos premios en metálico y en material deportivo. El año pasado hice un 3 de zona, disfruté mucho pescando y me lo  pasé genial con mis compañeros en la comida, así que decidí que este año, si podía, repetiría.

Así que a las 5:30am me estaba esperando Juanlu en la puerta de mi casa y en cuanto ha llegado Sergio, nos hemos ido a Arcos.

Generalmente no suelo tener suerte en los sorteos, y cuando he llegado y he visto que tenía una punta, mi negatividad me hizo pensar que me tocaría la punta de la zona mala….pero no. La verdad es que me ha tocado la punta de la Molinera, que para todos los que pescan es sabido que es un gran puesto. Sin embargo, yo que me las prometía tan felices, cuando he medido agua y tenía algo menos del cuarto, me he echado a temblar. Además, 3 puestos más allá tenía a Antonio, un gran pescador al que es difícil superar. Por otro lado a Peporro le había tocado la misma punta del año pasado, puesto en el que ganó el abierto del 2011. Así que igual que vino la euforia, ha venido nuevamente la negatividad.

No tardé en quitarme el bolo, pero para nada el ritmo de pesca ha sido el esperado en la zona. Al principio me ha costado bastante encontrar las carpas, pero poco a poco las he ido buscando y cogiendo algo de ritmo. Sin embargo no ha sido fácil, el ritmo iba y venía y había que perseverar y seguir buscando.

Al principio estaba bastante nerviosa, pero poco a poco me he ido tranquilizando, aunque no las tenía todas conmigo. Prefería no mirar a mi derecha para no ver si Antonio me sacaba mucha ventaja. Lo cierto es que en Arcos, después de todos los entrenamientos realizados para el campeonato de España y las cosas que he aprendido allí con mi entrenador Bonilla, lo tengo muy trabajado, pero nunca, nunca se sabe.

Al final he terminado con la sensación de haber hecho lo que había podido, pero sin tener nada claro de cómo sería el resultado. Sabía que mal no había quedado, pero no sentía esa seguridad que sentí en la segunda manga del Campeonato de España de saber que lo raro era no hacer el primer puesto. Hay que tener en cuenta que este concurso tiene un gran poder de convocatoria, hemos sido 85 pescadores, y de entre todos ellos sólo éramos dos mujeres. Así que no es fácil saber con seguridad si tu trabajo en el pesquero habrá sido suficiente para ganar a los otro 84 participantes.

Me han pesado la primera de mi zona. Algo más de 27 kilos, y yo que estoy acostumbrada a no bajar de los 30 kg en Arcos, me he dicho que no iba a ser suficiente.  Para mi sorpresa, Antonio pesó algo más de 22kg, así que al cabo del rato ya tenía claro que había ganado en mi zona, pero todavía me faltaba saber con qué pesos habían ganado en las otras 2 restantes. Pasados unos minutos Antonio me dijo que en la zona de Peporro habían ganado con 14 kg…puf “¿te imaginas que  gano?” Él me ha dijo que seguro que sí, que seguro que en las Piedras, la otra zona del concurso, no habían ganado con más pescado que yo.  Pescadores que iban pasando cerca de mí me daban la enhorabuena, pero nadie sabía decirme con qué peso se había ganado en las Piedras, así que no quería hacerme demasiadas ilusiones. 


Pero es que al final sí que he ganado. En las Piedras el ganador sacó unos 10 kg, así que yo, con mis 27kg,  me he proclamado campeona absoluta del Abierto Ciudad de Morón del 2012, convirtiéndome en la primera mujer que gana este concurso y llevándome para casa el trofeo del Gallo y el primer premio en metálico, cosa que me ha hecho mucha ilusión porque es la primera vez que gano dinerito en un concurso, y tal cual está la cosa, y con lo cara que es la pesca, me viene genial para seguir entrenando. En la entrega de trofeos la verdad es que me lo he pasado pipa, me han dado mi Gallo, mi sobre y la ovación de los 84 compañeros pescadores como reconocimiento a mi trabajo hecho en la jornada de pesca ha sido una pasada.  Por supuesto, gracias Bonilla, porque mis logros son tuyos por todo lo que me enseñas y me apoyas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario